20 de octubre de 2007

Peña Santa 2598 vía normal Canal Estrecha. Macizo Occidental/Cornión, Picos de Europa, Cordillera Cantábrica


                                                   





Ascensión a cargo de AFC y AAP el 20/10/2007.

"Te cuento un poco por encima mi visión de la salida: 

Cuatro horitas y cuarto de viaje, y tras jamar algo en el aparcamiento, subida al refugio, en hora diez minutos más o menos, llegando allí a las 18:30. La ascensión q ya conoces, preciosa con el añadido del colorido otoñal de los árboles y las vistas hacia un pico en frente, el cual creemos que puede ser Peña Santa (que luego no lo fue por supesto). En el refu, la encargada de llevarlo super simpática, y fuera, un grupo recién descendido de Peña Santa, toma unas birras, y se les ve muy eufóricos con el éxito de la ascensión, señalando una y otra vez “pedazo montañón tío”, que se convierte en la frasecita del finde entre A. y yo jejeje. La simpática guarda nos sorprende para la cena con un plato de lentejas con chorizo (¿es esto una cena adecuada para hacer al día siguiente una ascensión?) y un plato de lomo con tomate del cutre, y un vaso con macedonia de frutas. Tras una lectura de revistas “campo base”, y una conversación con dos de los ascensionistas de peña santa que nos comentan un poco la jugada, nos vamos a dormir tras drogarnos con un orfidal q llevó A. Yo para variar no duermo ni ostias, y A. hecho polvo de las gaupasas que se pega con Mikel consigue dormir. A todo esto el que duerme debajo de nuestra litera, se pasa toda la noche hablando dormido y mientras ronca sigue diciendo “pedazo montañón tío”. Nos levantamos a las 6:45 para desayunar a las 7, y a las siete y media ya estamos andando de noche. Tras unas dudas con el comienzo del camino vamos tirando parriba, y la cena nos pasa factura a los dos al poco tiempo, y descargamos lastre con la nocturnidad como aliada. Seguimos ganando altura hasta un collado, donde ya el frontal está de sobra por las primeras luces del día, atravesamos varios valles jous o como se llamen allí, pero no acabamos de ver Peña Santa nunca. Lo que sí q vemos son un montón de cabras campando a sus anchas. A la tercera revuelta ya conseguimos ver Peña Santa, y nos toca descender, y hacer alguna revuelta mas hasta llegar al Jou Santo y flanquearlo por la izquierda. Allí nos encontramos con dos chicos q habían vivaqueado con la tienda, y nos dicen q el sábado subieron la sur directa, pero que hoy se bajaban porque se habían quedado sin agua. Nos indican por donde tenemos que empezar el flanqueo para llegar a la canal estrecha y nos preguntan si llevamos cuerda para la bajada. Continuamos el acercamiento, siguiendo los hitos, por zona ya más caótica de laberintos de bloques, y seguimos ganando altura poco a poco, hasta que llegamos a la base de la canal, con un montón de piedras haciendo referencia, tras pasar al lado de una sima muy grande. Nos ponemos el arnés, bebemos, y leemos un poco la reseña para ver por donde atacarlo, porque al principio había ya una pared vertical, que era esquivable a izquierda y derecha. Optamos por derecha intentando siempre seguir unas marcas amarillas de pintura, muy viejas que cuesta verlas a veces. Vamos ganando altura entre trepadas tipo “tubo de órgano”, y al rato llegamos a un primer resalte q nos para, tipo chimenea. La marca amarilla se va a la izquierda, así q vamos hacia ella, y después a mano dcha. vira de nuevo, encontrándonos un corto diedro de unos tres metros bastante tieso. Lo subimos (cuesta un poco al principio cambiar el chip y hacer los pasos un poco sueltos), y tras una pequeña travesía hacia la derecha ganamos la parte alta y vemos un buen rapel instalado para la bajada. Seguimos hacia arriba ya por canal mas encajonada, con trepadas cortas de II, de bloques empotrados especialmente, hasta que una larga chimenea con varios bloques empotrados nos para nuevamente. La hacemos poco a poco entrando uno y esperando el otro. El más costoso es el bloque de salida, III+ seguramente, igual q el primer paso complicado. Tras superarlo los dos continuamos, y al poco tiempo llega otra chimenea, esta más estrecha, en la que hasta rascas la mochila, pero más sencilla q las anteriores, II+ o así. Tras superarla, ya vemos q estamos muy cerca del collado, y en 5 minutos lo alcanzamos. Desde allí, ya sabemos que nos toca la segunda parte de la historia, y seguimos muy concentrados. A todo esto comentar q estábamos solos en todo el recorrido y no habíamos visto un alma. Buscamos afanosamente las marcas amarillas que nos tiran a la cara sur, para evitar un muro infranqueable. Aquí nos toca un muro vertical corto, pero de III, seguramente, q tras superarlo sigue por una especia de espolón hasta volver a coger la cresta. Superado esto, fichamos una chapa con argolla para rapelar a la bajada. Las marcas nos van llevando ya más metidos hacia la cara norte totalmente sombría. Se superan varios resaltes y hasta unos 4 metros de bavaresa en una fisura. Tras varias trepadas de ese tipo, vemos el geodésico de cima un poco atrás aun, y el recorrido te lleva a la cresta de nuevo, aunque por poco tiempo, porque vemos un gendarme vertical entre donde estamos y la cima, por lo que tenemos que descender de nuevo para evitarlo por el norte, por las famosas llambrías q tantos quebraderos de cabeza dan en invierno o con tiempo no seco. Aquí el terreno, se sucede entre trepadas y travesías horizontales, con pasos de II grado uno tras otro, no difíciles, pero si muy muy expuestos y casi imposibles de asegurar. Tenemos toda la cara norte por debajo de nosotros, así que extremamos todas las precauciones y seguimos muy atentos a las marcas amarillas, q a veces nos es costoso encontrarlas. Pasamos por debajo de la cima, y ya cogemos altura d nuevo para coronarla sin problemas ya. Hemos tardado algo menos de cuatro horas desde el refugio, el día es sencillamente inmejorable, se ve absolutamente todo (lastima no conocer) a 360º, la temperatura genial, fresca pero sin pasar frió. Si consigo distinguir el grupo de Torrecerredo, y tenemos debajo una gran brecha, q es la de la ruta del Cares, eso lo tengo bastante claro. Tras comer y beber y sacar fotos, nos toca bajar, y sabemos que hay que hacerlo despacito y con buena letra, puesto q la zona expuesta norte no hay rapeles ni posibles aseguramientos. Muy concentrados empezamos con los destrepes mirando muy bien donde ponemos el pie. Impresiona mas q a la subida, porque muchas veces encaras, y bajas de culo, y te das realmente cuenta de lo que supondría un error allí. Pero la verdad es q vamos tranquilos sin prisas ayudándonos los dos sobre donde poner los pies cuando el otro esta de espaldas y creo q haciéndolo muy bien, sin estar nerviosos en ningún momento. Miro a A. como destrepa, le saco alguna foto, y continuamos poco a poco. Al final decidimos saltarnos la chapa con la argolla y destrepar esa parte, y al final creo q fue el destrepe más difícil , aunque no era el más expuesto. Ya a punto de ganar la brecha vemos a una pareja q subía, los únicos q vimos en todo el día. Yo voy a saludarles, pero uno de ellos esta más preocupado en decirme q habían dejado a pie de brecha unos bastones y una botella de agua y que no los tocáramos. A mí la verdad q me cae mal, y le digo a ver si me ha visto cara de algo, y que no nos dedicamos a hacer esas cosas. Al final nos relajamos todos y seguimos a lo nuestro, tras darnos la buena noticia la pareja de que no había nadie en la canal. Así que comenzamos a bajarla, y cogemos los rapeles para evitar problemas, porque tiene que dar mucho mucho yuyu destrepar por ahí sin cuerda, uff. Hacemos 4 rapeles estrenando cuerda, con cuidado pero sin ningún problema de enganchones de cuerda ni nada, y estando al loro de algún regalito q podía venir en forma de piedra al recuperar la cuerda. Cuando pasamos la zona complicada guardamos la cuerda y seguimos bajando la canal, sin bajar la guardia porque aun quedan pequeños destrepes en los que hay q tener cuidado. Y más, después de ver como baja una piedra q ha soltado A., y baja a botes a una velocidad de impresión y se va hasta casaputas. Ya a pie de canal, “solo” nos queda desandar lo andado, e ir poco a poco hacia el refu de nuevo, q es una tirada larga. Le vamos sacando las ultimas fotos a la pared, ya al salir al sol nos quitamos el forro polar, bebemos lo último que nos queda, y pensamos ya en lo q nos vamos a tomar en el refu cuando lleguemos. A mitad de bajada recibo llamada de Rosa, y entre sollozos me da una mala noticia, de que un gato de casa está muy malito y es posible que se vaya a morir, se me pone un poco de nudo en la garganta, pero hay q continuar bajando. Al llegar al collado desde el que te tiras ya en picado hacia el refugio, nos damos cuenta de la pedazo cuesta que hemos subido cuando aún estaba oscuro, y nos alegramos de no haberla visto por aquello del desánimo. Bajándola comienzan mis problemas de rodilla, porque ya la traía tocada a la salida, y la verdad es q cada vez voy peor porque me duele bastante y no puedo hacer cierto movimiento, pero con los bastones pues voy bajando como puedo. Llegamos al refu , que está lleno de familias senderistas que han subido hasta allí. Nos tomamos una coca cola compartida y un aquarius para cada uno que nos sabe a gloria, liquidamos cuentas, y seguimos hacia abajo por el precioso valle verde, para en una hora y un poco más finalizar la larga jornada. Sacamos alguna fotillo al pasar por el lago de Enol, que está en una calma preciosa, y bajamos el puerto con toda la fila de coches y hasta autobuses de turistas, echando unas risas con la radio puesta con la carrera de F-1. Al rato A. llama a E., y le pega un poco de susto al comentarle que Mikeltxo ha estado ingresado en la resi, porque no paraba de llorar por supuestos dolores, pero parece q al final todo queda en un susto y no pasa nada serio, y ya está bien en casa. Hacemos la tradicional parada en Unquera para tomar algo y comprar “corbatas” (dulce de hojaldre de la zona),, y tras una parada más en Cantabria para echar gasolina comer y beber algo, llegamos a casa a las 22:30 cansados pero contentos. La cosa ha salido francamente redonda, aunque el bajar las escaleras para llegar a mi portal, me doy cuenta de que no redonda del todo porque tengo la rodilla realmente jodida, pero bueno, esa es otra historia... 

Que nos salgan muchas como esta, y que sea con los TRES a poder ser. 

Se me hace complicado compararlo con otra ruta porque picos es diferente a todo. Lo más comparable, por lo menos por parte de la canal, sería al Midi quizás, aunque yo creo q tienen algo más de caña las trepadas de Peña Santa. Las del Midi las hemos destrepado sin nada, pero estas otras yo no me atrevería. También puede tener un toque a la arista del Ezkaurre en ciertos momentos. Y la parte de arriba pues no sé, igual a Punta Escarra o asi, pero tampoco es igual. La mayor veces de sitios muy expuestos en Pirineos los pasamos porque hay nieve, y esto era diferente. Pero tambien te digo otra cosa eh, estuvimos tranquilos todo el rato, no nos puso al límite ningun paso, aunque nos costara por la falta de engrase alguno, un poco mas, pero nada de estar ahí super justo para nada, dábamos la talla, y como el coco lo llevábamos bien pues no pasamos miedo, simplemente mucha concentracion". 

Comentario de Iran en la web: 

Yo el año pasado subí por la sur directa a peña santa (pedazo de monte precioso) y recuerdo la bajada mucho más dura que la subida, por lo expuesta y delicada digo. Yo después de subir la vía con cuerda y demás dije: pues sí que sería absurdo que ahora en uno de estos pasos me caiga a tomar por saco y me encuentren muerta despeñada con el casco y la cuerda en la mochila! así que de todo lo rapelable rapelé y más agusto que agusto. En el principio del descenso hay unos flanqueos que... buff... ahí no se permite un resbalón, ¿eh? 

Pues eso, que felicidades a todos. Estoy contigo, en lo de que no tiene nada que envidiar al Picu. Esto es una montaña con mayúsculas. 

No hay comentarios: