22 de noviembre de 2006

Pico Mulhacen 3462 normal vertiente Sur. Alpujarras, Sierra Nevada, Cordillera Penibética


Posted by Picasa

"Salimos el Lunes sobre las nueve y cuarto de la mañana. Antes de subir Somosierra ya fichamos al Pico Lobos con una capita de nieve encima. Pasamos Madrid por la M-30 con mucha densidad de tráfico pero sin retenciones,  y continuamos nuestro trayecto hacia el sur. Sobre las 6 de la tarde llegamos a Granada capital, viendo la puesta de sol y Sierra Nevada cara norte, nevadito al fondo, nieve más bien de altura, pero nuestro trayecto continuaba, ya que teníamos que llegar a Capileira en las Alpujarras, y nos quedaba una tirada aún. Así pues siguiendo la carretera a Motril, la abandonamos, en cuanto vimos la primera entrada a Lanjarón.

Ya todo esto de noche, fuimos internándonos por las carreteras sinuosas de las Alpujarras, con bastante prudencia por el desconocimiento y por lo poco que se veía. Tras pasar Orjiva dudamos en un cruce si nos hemos metido bien, paramos a un lado, y vemos a una chica sentada en la acera que se levanta y viene hacia nuestro coche. Le pregutamos a ver si vamos bien, nos dice que si, y que a ver si la podemos subir unas curvas arriba, que vive en la "comuna de beneficio". Es una chica joven con pintas de jipi totales, con sus churros y toda al pesca. La cogemos y el coche se inunda de un inesperado perfume a "poca ducha" y "marihuana" a la vez. Resulta ser Checa, nos invita a que vayamos a la bajada, porque hay muy buen ambiente, muchos niños y muchos "porros"... , la dejamos en su destino y continuamos comentando la anécdota, y porqué no, lo buena que estaba... Llegamos a Capileira sobre las siete y pico de la tarde, y damos una vueltilla para hacernos una idea del pueblo, sin ver demasiada cosa por la oscuridad, pero ya se entrevé que el pueblo es precioso con  todas sus casitas blancas y muy bien cuidadito con oferta turistica de casas rurales restaurantes tipicos de allí etc etc. Ya se nota una rasca bastante seria, y decidimos ir a buscar nuestro vivac, para lo que nos teníamos que meter por una pista que llevaba a la "Cebadilla", y de ahí a una central electrica que es el comienzo escogido para el acercamiento al refugio al dia siguiente. La pista es un poco sinuosa y bastante bacheada, y tras media hora o asi, llegamos hasta el final, encontrandonos poco antes de la central con unas casas y una iglesia fantasmagóricas, todas ellas abandonadas.

Tras inspeccionar la zona decidimos dormir un poco mas adelante de las casas, porque la verdad es que nos acojonan bastante, parecen sacadas de un programa de Iker Jimenez... Nos metemos al saco rapido con bastante rasca, y a intentar dormir. Al poco tiempo Aiert salta sobresaltado, diciendo que ha pasado algo al lado suyo,  y tras un momento de alerta, vemos que son dos perros tipo pastor lanudos, que andan pululando por ahí como pedro por su casa, asi que nos tranquilizamos y seguimos intentando dormir, llegando a ver alguna estrella fugaz. Nos levantamos con el amanecer, y ya vemos un poco la zona, muy encañonada, y la posible subida al mulhacen que se intuye tras una loma de nieve. Hacemos las mochilas y arrancamos hacia el refugio,  al principio se trata de atravesar una zona bastante encajonada siguiendo el rio, con varias subidas y bajadas. La zona es muy bonita y el rio trae agua, formando alguna cascada chula y rincon pintoresco. Después el valle ya se abre, y se trata de remontar lomas y lomas, hasta donde se intuye que puede estar el refugio. Nos percatamos de las obras herencia de los arabes, que hay en forma de acequias, toda una red de conducciones del agua desde la montaña hasta el valle. Es muy bonito verlo. Pasamos varias bordas de pastores, y en la última, la mejor preparada y marcada en la guia, nos sale una inesperada visita en forma gatuna. Una gatita con un colorido precioso, se empeña en que la hagamos caso, la acariciemos y nos acompaña casi hasta el propio refugio de Poqueira. Al final nos despistamos un poco y salimos ladeados, pero vemos el refugio a nuestra izquierda, y accedemos a él, tras poco más de dos horas y media de pateada. Tiene una pinta cojonuda como ya habíamos visto en fotos. Nos ponemos los correspondientes zuecos y hacemos los trámites de registro con el guarda, que es un chaval joven de la zona. En el refugio no hay nadie hospedado para esa noche, y solo vemos a un ingles que acababa de bajar del mulhacen, y se iba para el valle. Aiert intercambia unas palabras con él en ingles, y nos cuenta como esta un poco la zona, la cual vemos con muy poca nieve en su parte sur, menos de la que nos esperábamos. El Veleta tambien lo hemos visto pelado a la subida. La parte de descripción de los servicios del refugio, cosas a la venta etc etc se la dejo a Aiert que lo flipó pero bien y seguro que lo cuenta al detalle, que vale la pena. Dejamos las cosas en la taquilla y en nuestra habitacion. Estamos solos en todo el refugio, habíamos optado por subir las fundas de vivac y dejar los sacos abajo (gran error). Nos tiramos la tarde en el refugio, se nubla todo fuera, las nubes andan a toda mecha subiendo del valle. Hace una rasca muy importante en el refugio, yo estoy super destemplado, flojo, y no consigo entrar en calor, pero el guarda nos enciende la chimena y resucitamos un poco. A todo esto ya había tenido mis primeras serias dudas subiendo al refugio, porque me empezó a doler mi historia, y llegué un poco emparanoiado al reffu, pensando si podría subir, para variar. A las 7 nos saca la cena de puta madre, tres platos y postre. La sopa nos hace resucitar, la comida es decente y abundante. Nos vamos a la cama a las ocho y pico, y sufrimos las incomodidades de dormir en una funda, Aiert no hace mas que decir que parece que está dentro de un condon gigante, y las dos mantas que nos corresponden por taquuilla se hacen hasta insuficientes. Dormimos vestidos del todo. bueno mas bien no dormimos y nos dedicamos a ver qué hora es en esa interminable noche. A las siete y media nos despertamos y bajamos a desayunar a las 8 según lo acordado. El espectáculo es mundial, una mesa llena de diferentes productos para engullir, lo núnca visto, desde galletas bizcochos cerelaes de distintas clases mermeladas mantequillas, foie grass, una especie de nocilla, aceite, y alguna guarrada de la zona dificil de describir. Aiet se pone tibiio, pero yo sigo con mal cuerpo y como porquísimo. Fuera el día parece claro, hay mar de nubes abajo y despejado arriba. Pa las 8:40 estamos ya en camino para la cima del mulhacen. Remontamos hacia arriba el rio Mulhacen, que es la ruta elegida, y tras un rato de ascenso comenzamos a pisar las primeras nieves. Continuamos subiendo viendo ya unos lagos helados, y ´llegamos a la altura de la abominable pista que sube de capileira y pasa por todas las laderas de los gigantes de allí, a tresmil y pico metros, qué barbaridad. Está cubierta de nieve la atravesamos y sin llegar al collado, nos ponemos los crampones por precaución, y comenzamos a subir la pala oeste del Mulhacen. No es muy empinada, pero tiene tramos de nieve dura que exigen mas atencion, aparte de por la poca innivacion hace que de vez en cuando pisemos alguna piedra tapada por la nieve y demos un traspies. Tras el comienzo de la pala ya vimos como las nubes subían a toda la leche y se iba cubriendo todo. Hacia el Oeste el Veleta y Pico de los Machos se veían muy intermitentemente, y las nubes avanzaban también velozmente hacia la cima del Mulhacén. La pala en cuestión es bastante bonita y se hace mucho más larga de lo que parece, tiene un desnivel de cuatrocientos largos. Al final vemos ya todos los vivacs y el geodésico que tiene la cumbre. Son las once y diez, y vemos justo justo la vertiginosa "Alcazaba" al otro lado, que tiene pinta de ser un monte guapísimo y más salvaje aún que el recién subido. Echamos una mirada a la cara norte, y flipamos un rato con la caida, y los canales posibles de subida que tiene. Aunque la nieve se ve poco transformada, ya le vemos un atractivo total para otra ocasión. Lamentablemente no es el día adecuado para ver Africa y las montañas del Ris, como ponen en las guias que se suelen ver los días claros. Vemos que tenemos cobertura, y como ya te dije, que del primero que nos acordamos en estas situaciones es de tí, así que llamadita al canto. Aiert aprovecha para hablar con Elena, y yo mando otros smseses. Ya inundados por las nubes comenzamos el descenso, haciendolo con cuidado para no tener ningun traspies, y bajamos a la laguna de la caldera, y al refugio del mismo nombre a 3040 metros. El refugio tiene una pinta muy guapa para invierno, pero algunos cerdos ya han dejado su firma en forma de basura. Tras verle las posibilidades al sitio, y tras estar todo ya muy cubierto, decidimos subir a unos picos unidos por una aristilla de nieve, que tienen pinta bonita. Los subimos, ya en nieve menos transformada y hundiéndonos un poco. Al final por el mapa deducimos que son los picos de la laguna larga, de 3.185 metros. El polar de Äiert, marca la altura muy acertadamente. De aquí ya, aún habiendo oportunidad de subir alguna otra cima cercana, nos damos por satisfechos, y como cada vez se ve menos, comenzamos la bajada, buscando la cabecera del rio por otra zona diferente a la subida. Llegamos al refugio sobre las tres y cuarto de la tarde. Allí vemos a un chico que acaba de subir solo, y tras cruzar unas palabras, resulta ser de Marbella, y estamos toda la tarde intercambiando opiniones y experiencias montañeras junto a la chimenea hasta la hora de la cena. 

Volvemos a cenar los tres como señores, sopa calentita, espaguettis con diferentes especias y pechuga de pollo con guarnición, y de postre "caquis", que no había probado en la vida, pero no me molaron mucho. Un ratillo mas de charla  y a la cama con la idea de bajar al dia siguiente al coche. Al acostarnos siento mas frio que nunca, duermo con toda la ropa que tengo menos el gore, y horrorrrrrrrrr, me comienza un insoportable dolor de espalda. Me tomo de todo, pero me hace poco efecto, así que paso las horas dando vueltas sin pegar ni ojo, jamandome el tarro sobre la bajada del dia siguiente. Veo que Aiert no pega ni ojo tampoco porque no para de dar vueltas, y casi fundimos la pila de nuestros relojes de tanto dar a la luz para consultar la hora. Cuando al fin dan las siete y media bajamos a desayunar, encontrando lo mismo que el día anterior. Yo no desayuno casi nada, y Aiert tambien está mas desganado que el dia anterior, y desayuna poco igualmente. Salgo fuera a ver el día, y vuelvo a ver las cabras montesas de la zona, que se acercan hasta la misma puerta del refugio en busca de comida o a curiosear simplemente. Les doy unas rebanadas de pan bimbo, que la mas descarada se come ansionsamente. A todo esto comentar, que el chaval del refugio de nombre "Valeriano", era un tanto friki, jajaja, nos dió alguna contestación asi muy graciosa constatando que era un poco cabezón, pero una gran persona, fue muy agradable conocerlo, nos trató muy bien. Y resultó que la famosa gata era suya, por lo visto la minina campa a sus anchas por la sierra, desaparece días del refugio, y en verano es posible encontrarla hasta en la cima del Mulhacen según sus palabras...

Tras el desayuno preparamos las cosas y bajamos hacia el coche con mucha precaución por mi parte, y sin correr demsiado, que no estaba el horno para bollos. Llegamos en algo menos de dos horas, y allí estaba nuestro "Astra" en el pueblo fantasma. Había sobrevivido a los espiritus. Nos cambiamos y bajamos a capileira a echar una visita a fondo a este precioso pueblo alpujarreño. ¨Después continuamos hacia granada, con la idea de coger una pension para pasar la noche asearnos etc etc y hacer un poco de turismo por la capital. Tras llegar a Granada y los típicos lios de una ciudad desconocida, dejamos el coche en un parking publico y nos vamos buscar una pension que nos habia recomendado Valeriano. Tras pasar por la oficina de turismo la encontramos, en una calle de mucho tráfico y bullicio. Pillamos una habitación por 40 euros la noche, y al entrar nos encontramos que habían hecho maravillas para meter dos camas y un baño en tan pocos metros cuadrados, jajaja, nos reimos, duchamos y salimos a dar un voltio por la city. Al primer bar que entramos, con una caña, ya nos saca una tia (que estaba cañonnnnnn), unos bocatas en pan redondo tipo donuts, de jamon con tomate y aceite y patatas con salsas brava y ali-oli para elegir. Yo no salgo de mi asombro (¿cómo sacan beneficio a eso?). En el segundo, repetición de la jugada, dos cañas, y nos da a elegir una lista de tapas. Pedimos tosta de jamón con salmorejo, y ya la sonrisa se empieza a dibujar en nuestras caras. A mí, dolorido, me hacen más efecto las birras que los analgésicos.

Tras eso ya fue dar vueltas turísticas, buscar una "tetera" para R que no encontramos exactamente, y seguir tomando cañas con la correspondiente tapa, hasta las nueve y pico de la noche, totalmente comidos y cenados a la vez, y un tanto bebidos. La ciudad de Granada aparte de bonita, es una gozada, mogollón de ambiente juvenil muy liberal, mezcla respetuosa de culturas, una ciudad muy jipilonga y permisiva a primera vista.  En el hotel el programa del Gran Wyoming nos hace más gracia que de costumbre (¿porqué sería?), al rato me doy cuenta de que me he dejado una cosa que le he comprado a rosa en un bar, y entre risas, a vestirse otra vez y al bar a ver si estaba, y pumm, hubo suerte, alli estaba. Luego ya nos acostamos, y aquello resultó ser más ruidoso que un concierto de Metallica en la misma habitación. Las ventanas eran de papel, obras toda la noche en la calle, y manadas y manadas de borrachos viniendo de jueves universitario hasta las siete de la mañana mas o menos, cantando a grito pelado. Conseguimos dormir algo, ya que las sabanas limpias y no pasar frio se agradece, pero tampoco descansamos como debiéramos. Luego pillamos ya le coche y vuelta pa’ casa. Nada más sentarme me dio otro ataque de dolor y me drogué y tumbé en el asiento de copiloto, y hasta madrid no me entere de mucho, Aiert iba bien conduciendo.

Ya en Madrid optamos por pasar por la M-40 a sugerencia de Aiert, mejor conocedor que yo de Madrid, y nos sale muy bien la jugada, ya que es algo antes de la una, y encontramos a la primera los cruces buenos, y en media hora o así, ya estamos en la N-1 saliendo hacia Somosierra. Paramos despues de bajar somosierra en un area de servicio de la provincia ya de Segovia que esta de puta madre, "Area de Boceguillas". Una cafetería super--elegante, en la que nos comemos dos bocatas ricos, y tienen una tienda muy fina de decoración tirando a rústica y le compro una regadera con un esmaltado de flores simulando antigüedad, para Rosa en Olentzero. Vamos a la estacion de servicio a llenar el depósito y aprovecho para echar una mirada a toda la sierra de Ayllón y Pico lobos, que los tenemos en frente, y se me ocurre que se podría organizar la proxima salida con los de Madrid a ese pico, en estilo invernal a primeros del año proximo. Ya continuamos el viaje hacia Donosti, sin percances, salvo la niebla por Burgos, y llegamos sobre las cinco y media con Aiet cansado ya de tanto coche. Yo igual no estaba en condiciones de conducir por tanta mierda tomada para el dolor. Y aquí acaba nuestro periplo, creo que una experiencia muy positiva, nos lo hemos pasado muy bien, la zona alta de la sierra resultó muy bonita, y el mulhacen es un señor monte para hacerlo en invierno, aunque nos hubiera gustado con nieve desde más abajo, pero bueno, nos conformamos sin duda con lo vivido".

Texto: AFC, 04.12.06

1 de abril de 2006

Pic Penjat 2113 corredor Este (intento). Hospice de France, Luchon, Pirineos



Posted by Picasa

dificultad 300m II/AD-
base Hospice de France, 1385 m  
meteo Despejado, nubes de evolución (a la noche se nublaría completamente)  
foto Sony dsc p-100  
grupo a & a  y yo  
bibliografía Mousel

Llegamos en semana santa, con el couloir ya muy seco (ver 1ª foto, le da un montón el Sol), y yo particulamente no lo vi para hacerlo. 

En la zona nos queda aun este canal, aparte hay uno paralelo más arriba, el pedazo de couloir Y de la Crete de la Pique (ver 2ª foto), y la muy estética cresta del Sauvegarde en invierno.