24 de marzo de 2005

Madotz-San Miguel de Aralar. Valle de Ata, Aralar, Montaña Vasca

Posted by Picasa

Preciosa travesía en compañía de Enzo y Eider, sin cumplir aun los dos años. La niña comenzó andando, le dimos de comer a mitad de camino, y terminó dormida, turnándonos para llevarla, en brazos, hasta el coche.

20 de marzo de 2005

Ilaun 823 ruta Santa Agueda. Macizo de Ernio, Montaña Vasca


Posted by Picasa
¡qué recuerdos!



“En las estribaciones del macizo de Ernio, hacia el sur, se alza un cordal entre Bidania y Mandubia que tiene como cumbres más destacadas Urraki e Ilaun, prácticamente en el centro geográfico de Guipúzcoa. Ambas cimas se ubican en terrenos de Beizama, remoto valle de gran belleza, con frondosos hayedos, altos prados y bonitos caseríos. Un remanso de tranquilidad y naturaleza en el corazón de la provincia”. (DV).

Siguiendo las indicaciones del libro, desde el Puerto, vamos al baserri Urdanpilleta Goikoa; bonitos prados y poljés kársticos. En una pequeña hondonada se pasa una langa, y al poco de saubida se cruza a la derecha (marcas de GR). Por un camino entre avellanos se pasa otra langa y enseguida se supera otra de madera para, a través de prados, buscar al fondo la cruz del Ilaun, que se muestra escarpado hacia Beizama. El descenso se hace por el otro lado, hacia el collado de Arrasate, por bonitos prados que invitan a tirarse rodando...

Descripción Rutas Diario Vasco: “El acceso a estas cumbres desde el alto de Santa Ageda, muy cerca del pequeño núcleo urbano de Beizama, convierte la excursión es un sencillo y divertido paseo entre campas, prados y bosques, ya que apenas se salvan 200 metros de desnivel. El objetivo es el Urraki, aunque por el camino nos encontramos con otra cota, Ilaun, curiosamente dos metros más alta y con mejores vistas que su vecina, que es la que figura en el catálogo de cimas de la federación.
Su recomendable ascensión se puede hacer a la ida o a la vuelta, a elección del montañero. Aquí hemos elegido la segunda opción. De la explanada del alto de Santa Ageda, junto a la antigua venta –reformada como casa particular–, parte una pista asfaltada a la izquierda (N, indicación de Galarreta) por la que comenzamos la marcha.

La cruz de Ilaun: A los pocos metros, un camino empedrado a la derecha (Urdanpileta Goikoa) nos adentra en un terreno de pastos. Dejamos atrás un caserío, superamos una valla y ascendemos por un camino herboso hasta un cruce entre prados tapiados. Hemos llegado al collado de Arrasate (0h15’), junto al que podemos ver, en una de las campas, los restos del túmulo de Ilaun.
A la derecha se alza el monte del mismo nombre con la gran cruz que lo preside. Es apetecible en la cercanía, pero lo dejaremos para la vuelta. El objetivo ahora consiste en bordearlo por su vertiente oeste.

Seguimos para ello el camino, propenso a embarrarse, y pasamos cerca de un caserío utilizado como cuadra y protegido por ruidosos perros. Sin salir de la pista principal, llegamos a un cruce de caminos: el collado de Loistizabal (0h30’). Continuamos rectos por la pista que desciende hacia Beizama (N) hasta una nueva encrucijada, situada unos metros por encima de un depósito de aguas y la ermita de San Lorenzo.

En la bifurcación deberemos coger la pista de la derecha, que remonta cómodamente por un hayedo hasta una valla. La cruzamos para salir a terreno despejado y seguir ascendiendo hasta la parte alta de la campa, ya en el ondulado cordal cimero. Allí torceremos a la derecha y, campa a través entre dos pinares, remontaremos los últimos metros entre argoma hasta el vértice somital (1h00’). El buzón se esconde a unos metros, dentro del pinar.

En el retorno a Santa Ageda aprovecharemos para subir al Ilaun. Para ello desandamos la ruta hasta la borda protegida por perros y remontamos las empinadas laderas del Ilaun, siguiendo algunas de las sendas dibujadas por los rebaños que pueblan la zona, hasta la cruz cimera. Tras disfrutar –desde aquí sí – de las vistas, bajamos saltando de parcela en parcela hasta el collado de Arrasate, desde el que seguiremos hasta Santa Agueda”.


El sábado estuvimos en Akola con Eider, y lo pasamos muy bien. Un bokata en el Saratseko lepoa, junto al dolmen. Después bajamos vertiente Sur, frente a Urdaburu. Encontramos, pues apremiaba la sed, el Akola-parkea, fantástico lugar con mesas y una fuente de un agua cojonuda. Muy interesante fichaje. El domingo, en el que Betcha también curraba por la mañana, me llevé a la Loli a Santa Águeda, el puerto que une Santutxu y Beizama. Allí, en el “centro geográfico” de Gipuzkoa, hicimos un bonito paseo circular, con ascenso al modesto Ilaun, con bonitas vistas sobre Ernio (vertiente Sur), y la propia Beitzama.

12 de marzo de 2005

Hernio 1075 Cara Norte ruta Moonmilk. Hernio, Valle del Oria, Montaña Vasca




Posted by Picasa


intro: “Un río de leche de luna entre las oquedades del macizo del Ernio. No hay otro en el mundo. Una sustancia que la naturaleza decanta en estado sólido o plástico y que en unas galerías subterráneas del macizo guipuzcoano se filtra en estado líquido. Un grupo de espeleólogos de la sociedad científica Aranzadi descubrió hace un año esta joya subterránea, hasta ahora única, y cuya localización exacta se vela para prevenir las fechorías, más habituales de lo que cabría pensar, que perpetran los salteadores del patrimonio espeleológico".

ruta: Llegados a Zelatun, en este caso desde Iturriotz, nos desviamos hacia la muralla, rodeándola por la izquierda. Pasado un espoloncillo, que separa la vertiente en sombra de la soleada, entramos a la ruta por bosque (45º). Más arriba se tumba un rato, hasta enderezarse más arriba en una bonita pala (40º). Se sale directamente (un pasito en mixto para hacer un poco el chorra) a la arista entre Ernio y su antecima Norte.

Se llega a la cima por la bonita cresta, nevada. El descenso lo realizo por la ruta más típica de Gipuzkoa, el camino tallado en la roca de la Cara Sur, sobre Albistur (Albiztur en los carteles), pasando por los aros que quitan el reuma y todos esos achaques que afectan a los aitonas y amoñas de la comarca...

Basta decir que la semana siguiente a esta ascensión, entró una “ola” de viento Sur, y en una semanita toda la abundante nieve cuajadaen Ernio (y resto de montañas, evidentemente), ha desaparecido en el aire, bajo tierra y en los arroyos y ríos que van al mar. Una “última oportunidad” muy bien aprovechada. ¡Esta vez sí!