16 de marzo de 2003

Peña Telera 2764 Gran Diagonal III/AD. Sierra de Partacua, Valle de Tena, Pirineos




Posted by Picasa
en el fregado del couloir
Telera con nubes jugetonas

Es la tercera vez que intentamos la Gran Diagonal. En las dos primeras el tiempo (el mal tiempo), nos hizo recular. esta vez ha sido la vencida. La ascensión de esta gran vía clásica nos ha dejado un gran sabor de boca.

Está plenamente justificada la fama y el haberse convertido en una de las rutas
clásicas de invierno del Pirineo Aragonés. La longitud, estética de la ruta, y el
marco en el que se desarrolla, son los elementos básicos para que, cuando la
encontramos en las condiciones necesarias para disfrutarla, sea una memorable
experiencia en la montaña. En el PMG llevábamos varios años tras de ella.
Bien, ya la hemos disfrutado, los tres que quedamos “en activo”: A, Al,
y yo.

grupo: Al, A y yo.
fecha: 15-16 de marzo de 2003.
meteo: salimos de noche preveyendo una buena mañana y anticipándonos a los
acontecimientos (sol, otras cordadas, margen de seguridad, etc.). La noche,
gracias a la enorme luna, es bastante clara y a pesar de las nubes circundantes,
Al nos anima a desayunar y a salir pitando. La niebla que cubría la Norte se
está retirando poco a poco...
f: Sensia 200 en la Nikon F70; digitalizado en un CD, como las de Águila-Anayet.
m+: Otros corredores interesantes en el macizo: “Elena”, “Maribel”. “Canal
Ancha” a Peña Retona, etc.

(día1): parking del Parque Faunístico-vivac 1:30h.
(día2): vivac 4:35h, salida Gran Diagonal 7:50h, cima Peña Telera 8:30h, rápeles
de la “Z”, vivac, parking del Parque Faunístico, 13:30h.
desnivel: 1.400m de subida total, desde el Parking, hasta la cima.
tiempos: total 9 horas ida y vuelta, el día del ataque.
material (ataque): botas de cuero Sportiva-Nepal Top, crampones Grivel-2F,
pantalón schoeller Salewa rojo, forro polar fino TNF, chaqueta Mountain-Jacket
TNF, piolets Ch. Moser y Grivel-Rambo. Casco y guantes Ch. Moser de lana. Una
cuerda Beal gemela de 55 m/8.2 mm, y otra auxiliar para los rápeles de 30 m/8 mm.

Salimos a medidía, una vez Al acaba de trabajar en el almacén de R. Nos
espera en la calle Easo. Hacemos el viaje de un tirón hasta el Valle de Tena. La
meteo para el finde parece que será buena; aunque no tanto como el resto de la
semana, que ha sido excepcional. Aparcado el Astra en el parking que han
habilitado tanto para el acceso a la Sierra como para visitar el Parque faunístico
sobre fauna pirenaica, sondeamos un poco a las cordadas que han bajado a ver
cómo están las cosas en los corredores. Los que están cambiándose frente a
nosotros han subido el corredor de la vía normal; una cordada al menos ha hecho la
GD, y según ellos en buenas condiciones. Esto nos anima; ahora sólo hace falta
suerte con el tiempo.

La sudada de rigor no nos la quita nadie: Nuestro plan es sencillo. El ideólogo
Al toma el mando de la logística en esta ruta y nos ordena instalar el vivac en
el lugar relativamente plano más cercano al cono de entrada a la GD. Dormimos en
la “Vaude”, y atacamos con el piolet en la boca, calculando la llegada al resalte a la
hora del amanecer. Todo se desarrolla bajo el plan, lo que pasa que para darle
más emoción, las nubes e incluso la lluvia hacen acto de aparición. Al se
desespera porque no admite una tercera retirada.

Mis sentimientos, por contra, son enfrentados. Por un lado, evidentemente quiero
hacer la ruta y disfrutar la vía con mis amigos. Por otro lado, pienso en Beatriz2
que, por dos fines de semana seguidos, va a estar sola. (El siguiente finde voy a
Gavarnie con mendiak eta herriak). Me da respeto la ruta, siempre me ha
parecido de envergadura y con más compromiso que otras que hemos realizado
anteriormente. El descenso lo efectuaremos por los rápeles de la “Z”, así nos
evitamos la tensión del “Paso Horizontal”, muy mitificado, y también el bucle es
más claro y sencillo hacia el vivac.
Montado el vivac, frente al couloir, cenamos dentro de la tienda sopa caliente,
arroz con alcachofas (!) de la ama de A, pasta con tomate fresco, chorizo de
Al... o sea, bien. Dormimos, cada uno lo que puede, esperando intranquilos
la hora fatídica de salir del saco, ponerse la botas dobles3 , etc. Las nubes andan
pululando, pero se ve que van en retroceso, a medida que pasan las horas. Incluso
llovió un poco al rato de meternos al saco. Liderados por Al, nos
preparamos, desayunamos algo y empezamos la larga letanía bajo los frontales: Un
paso, otro paso, y otro más. Llegar al cono, pasarlo, superar las interminables
rampas de 30-35-40º de la parte baja del corredor... Sin duda en este tramo,
donde vamos desencordados, es donde peor lo paso, pues mi mente vaga y piensa
en negativo, a la par que la oscuridad y el silencio reinantes. Al tira delante
con fuerza, y A y yo le seguimos, porque, al fin y al cabo: ¿Qué otra cosa
vamos a hacer más que seguirle? ¿A qué hemos venido, sino?
Finalmente, y tras un estrechamiento donde la nieve, muy dura, se pone a casi 55º,
llegamos a una reunión (clavo), donde sacamos la cuerda. Tras un rato para
aplicarnos en estos menesteres con el material, Al sale, asegurado por A,
hacia el estrechamiento, que bordearemos por el corredor de la derecha, por
donde sigue la huella. Una tirada muy bella, con un tramos en nieve corcho
perfecta al lado de una losa, es el inicio de este tramo, donde la luz del alba se
empieza a sentir ya. Saco la cámara y hago alguna foto. Disfrutamos mucho. Al nos
lanza algún regalito; el primero de cordada siempre asegura más sus pies que el
resto, y es normal que lance más metralla blanca.

Tras una pequeña travesía hacia la izquierda para retomar el eje, sobre el resalte
difícil (ligera ojeada de Al: “Me alegro de haber hecho esta variante”),
tenemos un tramo en el que vislumbramos ya la travesía expo. que nos acercará al
final. Seguimos, cada vez más contentos.

Justo antes de llegar al balcón-travesía (tremendo patio), echamos un vistazo hacia
el valle. Disfrutamos de un precioso amanecer, con nubes en el valle, y ese tono
rojizo tan prometedor de un día perfecto.

La sucesión de tramos y la concentración necesaria provocan en nosotros la
extraña sensación de “ya se está acabando”, con pena. Hemos disfrutado mucho
este corredor, y en esta parte superior, con tan buenas condiciones, solos (los
primeros), y en buena forma, tal vez si hubiera seguido 150m más no nos hubiera
importado. Un bonito y fácil paso mixto en la salida, y ya podemos sonreir más
relajados. El tramo hasta cima se ve fácil (palas de nieve), con lo que mi penúltimo
temor se ve dsipado. La remontada hasta cima se hace dura, porque impone un
cambio de ritmo en subida. Del ritmo tranquilo y con apoyos sobre los piolets del
couloir, ahora andar sin paradas se hace cansino. Tras un tramo empinado en la
cresta Este, hollamos la cima de Peña Telera. Apenas son las ocho y media de la
mañana, y hace viento y frío. Reponemos fuerzas y recogemos la cuerda.

El descenso se efectúa hacia el Oeste, por palas de nieve. Enseguida se corta la
cresta, con un resalte de nieve/roca, que destrepamos hacia el SO. (Un buen
tramo con pendientes de 50-55º). Un flanqueo hacia los cortes nos deja en la salida
del corredor María José Aller. Ahota nos resta una travesía fácil (huella superhecha)
pasando por las salidas de Maribel e “Y”, hasta alcanzar los rápeles del
corredor en “Z”. Realizamos 2 rápeles de unos 30-35 m c.u., con ambas cuerdas
unidas (55+30 m). Después, decidimos destrepar hasta abajo, pues ya no es
necesario rapelar y además la reunión no es tan buena ya.
Nos cruzamos con una cordada a la que nuestros “regalos” les ha hecho descender.
Son tres alumnos con un guía que, sin duda, andan algo tarde. El descenso del gran
cono de entrada es pesado, dado lo duro de la nieve, que no amortigua nada las
pisadas. Además, atravesamos sobre los restos helados de una antigua avalancha.

Tras retornar al emplazamiento del vivac y recoger las cosas, comemos algo, en un
bonito mediodía. No nos queda más que bajar hacia el coche saboreando y
relamiéndonos por otra gran jornada de montaña.

2 de marzo de 2003

Sastarri 996 cresta Leizadi-Agaotz. Valle de Ataun, Aralar, Montaña Vasca

dificultad, carácter: ascensión de cresta rápida y en bucle.
grupo: Rosa, Alberto, Iñaki B., Aiert y yo.
fecha: 2 de marzo de 2003.
meteo: el viento Sur hace un receso y nos deja una mañana de nubes altas que al
menos (y ya es mucho), podemos ver las cimas circundantes (incluso hasta el
Gorbea).
m+: Ganbo, travesía propuesta por Alberto.
route: Aia-alto Urkillaga (513m)-Leizadi (952m)-Agaotz (974m)-Sastarri (996m)-
pista Lareo-Urkillaga.
desnivel: la ruta completa tiene 581m de subida y los mismos de bajada.
tiempos: total 3 horas ida y vuelta.

Realizamos una salida “masiva”, sólo faltaba Gorka. Es un recorrido agradable en
uno de los extremos del macizo de Aralar.